En la Terapia Gestalt se establece una relación terapeuta-cliente en la que la vinculación va a promover el crecimiento personal.

Lo que diferencia esta relación de cualquier otra, es que en la terapia, el cliente es el Centro de atención. La historia y la motivación del cliente es lo que van a hacer que la terapia coja una direccion u otra.

El/la terapeuta Gestalt facilita todas las herramientas posibles para que el cliente viva su propia vida.

La decisión de hacer terapia es del cliente, el cliente es quien elige al terapeuta, por consiguiente el cliente elige un terapeuta en el que puede depositar su confianza y crecer.

Así, la responsabilidad sobre el propio proceso es uno de los trabajos que se llevan a cabo dentro de las sesiones de terapia. El terapeuta gestaltico se brinda para facilitar que el cliente pueda asumir esa responsabilidad y tomarla. El proceso terapéutico es un reflejo de nuestra propia vida.

En la Terapia Gestalt Trabajaremos en el Aqui y Ahora. Para mi esto quiere decir que tanto terapeuta como cliente tenemos nuestra historia de vida y con eso es con lo que se va a establecer un relacionarse y un vincularse desde donde se desarrolla el trabajo terapeutico.

Las terapias van a ir dirigiendose a que tu vida esté más ligera de cargas, tus necesidades te sean más claras, tus traumas se conviertan en situaciones más llevaderas y puedas estar cada vez más presente en ti, te sientas poco a poco más lleno en tu vida, sea cual sea ésta.

El proceso en sí mismo ya es profundo en tanto que vamos a tratar de que puedas DEJARTE SENTIR lo que te está pasando, CONECTES con la realidad que vives, seas HONESTO con lo que percibes y te muestres TRANSPARENTE contigo y con el resto y yo voy a ofrecerte el mismo acompañamiento.

¿Cómo hago para que esto sea posible?

La base de mi práctica terapeutica es :

  • El Respeto
  • La Confianza
  • La Libertad