El Cuerpo: Déjatelo sentir y escucha su mensaje Sentir el cuerpo, la conexión contigo

Una característica común en Terapia, es la desconexión del cuerpo. Existe mucha dificultad en escucharlo y dejarselo sentir.

Esto es uno de los motivos por los que enfermamos fisica y psicológicamente. La desconexión del cuerpo hace que vivamos absorvidos por nuestros pensamientos. Así nos perdemos la verdadera experiencia de estar presentes en nuestra propia vida.

Estamos acostumbrados a vivir sin percatarnos de lo que nos pasa. Pasamos la mayoría del tiempo angustiados, confundidos, perdidos o lo que es lo mismo, inconscientes.

El inconsciente es aquella parte de nosotros que se mantiene oculta y desconocemos.

Recuerdas que te pasó a la edad de dos años, o tres, o cuatro…o más inconsciente aún, como pudo ser el parto o la gestación. Qué pasó en aquella relación que terminó sin saber porqué. Cómo es que no te llevas bien con tu familia, o tu jefe.

Toda esa información que queda confusa en nuestro cerebro y organiza pensamientos para entender que nos pasa es la que llamamos inconsciente.

Una manera de crear una conexión con toda esa realidad oculta es dejarse sentir el cuerpo y los acontecimientos asociados.

¿Y cómo se hace eso? Os preguntareis. Voy a daros unas pocas guías de inicio:

  1. Pon los pies en el suelo para notar que lo que vas a hacer tiene que ver contigo, con tu realidad de ahora y de siempre.

  2. Déjate sentir o lo que es lo mismo: nota tu cuerpo, las tensiones, los dolores, las sensaciones. Los hormigueos, los movimientos internos, el ruido de tus tripas, los latidos del corazón.

  3. Tócate si quieres todas esas partes del cuerpo que te están dando un mensaje.

  4. Intenta respirar enviando la respiración al bajo vientre.

  5. Con la atención en el cuerpo vas a ir haciendo consciente aspectos que revelan información de gran importancia sobre tu estado emocional.

  6. Puedes ir añadiendo un poco de conocimiento a este descubrimiento, te indico algunos significados para que entiendas de que hablo:

Las sensaciones en los pies tienen que ver con la realidad.

Las tensiones en la cadera hablan de aspectos relacionados con el placer y la sexualidad entre otras cosas.

La dureza en el pecho puede estar hablándote del miedo a las emociones.

Las contracturas cervicales expresan lo controlado que te vives….

El cuerpo tiene su propio lenguaje, con sus significados establecidos. Tú puedes aprender el idioma prestándole atención a las señales que te lanza.

El cuerpo se está comunicando todo el tiempo con nosotros. Lo que pasa es que nadie nos enseñó que existe una manera de escuchar lo que nos dice : Dejarse sentir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *